User experience

El usuario al poder: marketing experiencial

Publicado hace 4 años por David Sigüenza

Las numerosas técnicas de marketing online que pueden encontrarse en la actualidad, están centradas en considerar al usuario como un partícipe activo. Los tiempos han cambiado, y ya no se puede bombardear a los potenciales clientes con tus productos, sino que ahora su opinión y comportamiento es lo que importa.

Marketing Experiencial

Es en este contexto que nace lo que se conoce como marketing experiencial. Al igual que el inbound marketing, este concepto reúne no sólo una técnica, sino todas las interacciones que la empresa o marca tiene con sus clientes.

En dichas interacciones, se trata de generar una experiencia del usuario satisfactoria. La relación que se establece entre la marca y el cliente generan emociones y percepciones que crean un compromiso con la marca y, con ello, mayores posibilidades de transacciones exitosas.

Se trata, en definitiva, de establecer una relación con el usuario y que, a partir de esta relación, el cliente decida adquirir los productos o servicios de tu empresa.

Percepciones y sensaciones

El marketing experiencial no trabaja solamente con emociones, sino también aspectos que tienen que ver con la percepción de la persona acerca de la marca.

Este concepto se basa en el fundamento que generar una relación familiar entre el cliente y la empresa, ayuda a que el usuario termine por elegir los servicios o productos de dicha empresa, debido a la reciprocidad que existe entre ambos.

La experiencia del usuario implica no sólo el análisis de los factores que determinan la elección de una marca en lugar de otra sino también el análisis de la forma de uso del producto y la experiencia resultante.

Consiste en generar un vínculo emocional, utilizando recuerdos y momentos para crear en el cliente percepciones positivas con respecto a la marca y lograr así una fidelización.

No se trata solamente de lograr que el comprador elija tal o cual producto por las prestaciones que ofrece, sino que se establezca realmente un compromiso que motive al cliente a elegir la marca, por sus sensaciones y sentidos.

Fases de la experiencia de usuario

Uno de los principales teóricos de este modelo, Nathan Shedroff, postula que la experiencia está formada por fases diferentes.

En primer lugar, se encuentra la atracción, la primera fase determinante, ya que es la que da comienzo a la experiencia. En la fase de atracción, la seducción juega un papel preponderante, ya que se trata de conquistar al comprador, sin haber establecido antes algún tipo de relación.

El compromiso es la fase siguiente. Es la experiencia en sí, y Shedroff señala que se produce una desconexión del usuario y de su entorno, que le permite entablar una relación con la marca. Es aquí que se genera precisamente, el compromiso que posibilita que el cliente elija la empresa por sobre otras.

Para finalizar, está la fase de la conclusión, que es la que determina la sensación que deja la experiencia y a partir de la cual, si es satisfactoria, el compromiso se afianza aún más. Existe una fase más que se denomina de extensión, donde las percepciones continúan más allá de la experiencia en sí.

La experiencia del usuario es un conjunto de técnicas que permite entablar un tipo de relación más profunda con el cliente. No se trata solamente de vender tu producto o servicio, sino brindar al usuario una experiencia satisfactoria que le permita elegir tu marca en base a percepciones y emociones, lo que te asegura clientes seguros y fieles.

Suscríbase a nuestro Newsletter