Creatividad para el desarrollo de una empresa

Voy a iniciar este articulo con la frase clásica: La tecnología y la rapidez con la que se está moviendo el mundo, obliga a las empresas a reaccionar de forma más rápida ante cualquier cambio. Pero, ¿cómo hacemos esto? Muy de moda está la transformación digital, el usuario como punto central, etc. Sin embargo, se nos olvida algo igual de importante: hoy en día los empleados deben ser capaces de entregar soluciones con una visión a largo plazo no sólo para resolver el problema si no que también para diferenciarse de su competencia. De nada sirve tener la mejor tecnología y conocer 100% al usuario si es que el empleado no es capaz de tomar esta información de manera inteligente. Esto implica una gran dosis de creatividad y de amplia visión sobre los problemas.

Muchas empresas tecnológicas multinacionales (Google, Amazon, Spotify, Netflix, entre otras) están conscientes de esto y por lo mismo, la cultura que han creado está formada para que su gente pueda resolver y crear con mucha libertad.

Pero, en Chile, ¿estamos entregando las herramientas necesarias a nuestros empleados para que puedan ser capaces de esto?

Creo que nacemos en un país (o sistema) donde no se incentiva el desarrollo de la creatividad. Si lo pensamos bien, una de nuestras primeras experiencias es en el colegio, donde todo lo que aprendemos es medido en pruebas que principalmente evalúan nuestra capacidad de memorizar y no de aplicar e inventar. Luego en la Universidad, si entramos a una carrera tradicional, nos siguen llenando la cabeza de materia y conocimientos pero, denuevo, sin mucha aplicación y muy poca flexibilidad para experimentar. Finalmente llegamos a nuestro lugar de trabajo donde justamente se vuelve primordial ser capaces de visualizar los problemas desde todas las perspectivas, la creatividad para la resolución de problemas, la aplicación de conocimientos, etc. Sin embargo, nos encontramos en un espacio que se asemeja considerablemente a los educativos (cada uno con un escritorio, sin mucha interacción con otras personas ni espacios para compartir y relajarse).

Está bien, muchos sabemos que el sistema educativo debe cambiar, pero hay algo que podemos hacer hoy: ¡Demos espacio para la creatividad en nuestro lugar de trabajo!

Hay empresas que son bastante explicitas con el espacio de creatividad. Spotify, por ejemplo, tiene algo llamado “Hack Times” donde, en un inicio, ofrecían a sus empleados usar un 10% de su tiempo en trabajar en absolutamente lo que quisieran. Hoy ya cuentan con una semana entera donde todos los empleados están creando y trabajando en esa idea que siempre quisieron pero no tuvieron tiempo para poder realizarla. A partir de estas actividades han logrado sacar varias ideas, productos y soluciones a problemas que han tenido.

Gmail surgió justamente de una iniciativa similar. Google entregaba a sus empleados un 20% de su tiempo para que lo dedicasen a proyectos personales. Fue ahí donde Paul Buchheit decidió retomar una idea que había iniciado en 1996 (3 años antes de unirse a Google).

Sin embargo, hay otras iniciativas que pueden incentivar el desarrollo creativo en las empresas. En I2B Technologies, por ejemplo, fomentamos la libertad para proponer y desarrollar ideas a través de nuestra cultura. Esto genera que todos estén dispuestos a ayudar cuando alguien lo solicita. También tenemos espacios de entretenimiento que facilitan la comunicación e incitan a la creación de diversas ideas. La interacción que tienen las distintas áreas ha ayudado a que se formen equipos multidisciplinarios de manera natural lo que ha aportado a la creación de soluciones a nuestros problemas. Por ejemplo, en el área de selección vimos que se ocupaba mucho tiempo agendando entrevistas (debido a nuestra “especial” manera de entrevistar). Comentando esto en instancias recreativas (jugando ping pong para ser más específica), surgió la idea de crear nuestra propia aplicación para agilizar este proceso. De esta manera el equipo de Selección en conjunto con un par de Data Scientist (que, adicionalmente, poseen un especial interés por el desarrollo de Software) crearon esta solución que hoy en día es un tercio del tiempo que se ocupaba en agendar.

Han surgido también otro tipo de ideas como, por ejemplo, cursos de Inteligencia Artificial realizado por nuestros colaboradores, o incluso productos nuevos (que no voy a mencionar para evitar cualquier violación a la confidencialidad de nuestra empresa).

Creo que las instancias creativas son fundamentales para un buen funcionamiento de la empresa. De estas pueden surgir muchas soluciones nuevas y diferenciadoras para la organización, ya sea en productos o procesos internos.

Sin embargo, no son sólo estas instancias las que promueven ideas. El miedo al error y la poca libertad de expresión son factores que reducen exponencialmente el desarrollo creativo. ¿Cómo abordarlo? Les daré un adelanto de mi próximo artículo: Hay que crear una cultura del aprendizaje ante los errores. 

Sofia Vásquez

Culture Manager