La necesidad de hacer negocios con propósito

Hoy en día emprender está siendo el sueño de muchos de los trabajadores, quienes anhelan tener su propio negocio y trabajar de forma independiente, pero eso no lo es todo, ahora con mayor frecuencia los emprendedores buscan emprender con sentido. Esto significa que emprenden generando beneficios económicos pero a la vez, aportando a la sociedad y/o el medio ambiente, logrando con mayor frecuencia los negocios de triple impacto.

Muchas veces nos enfocamos en que el negocio sea rentable, exitoso y se convierta en una prioridad para el consumidor, pero se nos olvida que emprendiendo podemos aportar con nuestro granito de arena para lograr un mundo mejor. Si como emprendedores podemos aportar al cambio, imagínate lo que pueden lograr grandes empresas. A pesar de todo, hoy en día muchas de ellas se están sumando a la causa, pero otras siguen funcionando como si nada ocurriera, pero no se han dado cuenta que esto es beneficioso tanto para la sociedad y el planeta, como para su propia organización.

¿Pero cómo esto es posible?

Gracias al Golden Circle de Simon Sinek nos podemos dar cuenta de esto y responder a la pregunta. Ya que manifiesta cuán importante es tener un propósito y saber el por qué los negocios hacen lo que hacen. Ya que el tener una motivación clara dentro de una organización, permitirá que todos los trabajadores trabajen alineadamente para lograrlo y de forma mucho más efectiva, como lo es trabajar en base a ese verdadero propósito, el fin superior y razón de ser por el cual el trabajo fue creado.

Existen estudios que indican que las organizaciones que enfocan su cultura con un propósito más allá de generar beneficios económicos, tienen un mayor éxito a largo plazo. Es más, muchos de los trabajadores están dispuestos a ganar menos remuneraciones si es que la empresa está alineada con sus valores. Eso hace que las organizaciones encuentren talento de forma más eficiente y sean mucho más productivas.

Así es como trabaja I2B, empresa en la cual me encuentro trabajando desde marzo de este año. Con una cultura potente y un funcionamiento totalmente distinto a lo que acostumbran las empresas tradicionales. Se esfuerza por mantener contentos a sus trabajadores y con beneficios que son realmente importantes, pero sobre todo mantiene alineados a todos sus trabajadores con su why lo que hace que esto funcione.

Ellos intentan día a día ser parte de la solución y unirse al cambio, quieren que su trabajo logre un mundo mejor, y los trabajadores se sientan identificados.

Pero más allá de esto, estamos en un momento crítico en que debemos abrir los ojos y actuar. El cambio climático se ha establecido como prioridad para muchos países y es por esto que hacemos el llamado a toda la sociedad y sobre todo a las empresas, para que desde ya comencemos cambiando nuestros hábitos y haciendo las cosas diferentes.


TE PUEDE INTERESAR:

¿De qué se trata el M-commerce?

El diseño de la experiencia de usuario en el entorno digital


Así fue como comencé yo, junto a cuatro compañeros más, cuando decidimos unirnos a la causa creando Pagana.

Pagana es una marca de ropa sustentable que entrega capacitaciones y trabajo a mujeres que son madres que se encuentran vulnerables y marginadas al vivir en campamentos y gracias a la venta de estas prendas, poder ofrecerles un sueldo justo que permita reinsertalas mercado laboral. Adicionalmente, esas prendas están diseñadas por diseñadores emergentes obteniendo la tela por medio de la reutilización de jeans en desuso. Si quieres aportar contáctanos por nuestro instragram @paganacl.

Creemos fuertemente que se pueden hacer la cosasde manera  diferente y hacernos cargo de lo que el mundo necesita. Estamos convencidos que este es el camino y debemos ser responsables y conscientes con lo que en nuestro alrededor está sucediendo. Es por esto que la responsabilidad social empresarial es nuestro pilar a la hora de seguir avanzando.

¿Pero qué significa este concepto?

La responsabilidad social empresarial se basa en que las empresas se responsabilicen por el cuidado del medio ambiente, las condiciones laborales de sus trabajadores y por la sociedad.

Sabemos que es un proceso lento, pero vale la pena hacerlo. Comienza con informarte de ciertas prácticas sustentables: Evita los desechos plásticos, hazte cargo de tu basura, recicla, diles no a los desperdicios, genera hábitos más sustentables, luego ve la forma de poder ser consciente y llevarlas a cabo en la forma que puedas.  Incentiva a tu círculo cercano. Transmíteselo a tus compañeros de trabajo, sean esa empresa que quiere ser parte del cambio, certifícate como empresa B y verás que juntos podemos lograrlo.

¡No te rindas y únete al movimiento!